Impresiones Erasmus en Montpelier

ERASMUS 2013

Por Daniel García García

erasmus2La experiencia Erasmus es increíble, una de las mejores que me sucederán en toda mi vida pues, es la primera vez que salgo de España, paso tanto tiempo fuera de casa y me ‘emancipo’ durante unos meses. La idea no me hubiera rondado la cabeza a no ser por este programa formativo ni mucho menos, por lo tanto, he de darle, junto a la experiencia, un sobresaliente.

Las impresiones al llegar a Montpellier fueron extrañas, ya lo eran de hecho en el viaje de ida desde Madrid puesto que hasta ese momento no me había concienciado plenamente de mi partida. Cuando no me había parado a pensarlo bien todavía, de repente ya me encontraba pisando las calles de Francia y me hubiera encantado verme la cara en ese instante, no sé cuál sería exactamente pero seguro era una mezcla entre fascinación, miedo y un “ya no hay vuelta atrás”.

Según avanza el tiempo me doy cuenta de lo a gusto que se puede llegar a estar. Cierto es que estas lejos de todo aquello a lo que tienes amor, costumbre o cualquier otro sentimiento que implique el echar de menos pero, ¿qué son tres meses lejos de todo eso? En mi opinión es un período de tiempo muy corto y una oportunidad inmejorable para darte cuenta realmente de cosas que desconocías o, en su defecto, confirmar otras. Adaptarme no se me hizo muy difícil en ningún aspecto: conociendo gente desde la primera semana, me he dado cuenta la multitud de personas distintas y de distintos sitios del mundo que está buscándose la vida fuera de su hogar, con estudios, trabajos, edades…en resumen, con vidas muy diferentes; he visitado todos los lugares de interés turístico; he descubierto cómo es la vida de noche; he aprendido a desenvolverme en otro idioma; he conocido la estructura, el funcionamiento y  la dinámica de una empresa encargada de la contratación, el desempleo y otro tipo de asuntos de índole social que han ganado protagonismo en los últimos tiempos y la mentalidad y formas de ser de sus empleados, gente muy interesante a nivel personal y profesional; y lo más importante, he crecido mentalmente y ahora tengo una visión real de cómo se vive, se trabaja, se sufre, se llora, se disfruta, se ríe…en un sitio no conocido y que nunca podría haber imaginado fuera así.

 

erasmus3En algunas ocasiones quizá te preguntes “¿qué hago aquí?” Respóndete “aprovechando una lotería que me ha tocado ya que no todo el mundo aspira a esto y labrándome un futuro con más experiencia en todos los sentidos”. Yo me lo he preguntado en más de una ocasión, tampoco en muchas y lo cierto es que esa respuesta me deja tranquilo porque en verdad no me estoy engañando y sé muy bien que un fin bueno está precedido de una causa buena.

Otro de los aspectos a destacar de esta experiencia es el aprendizaje de una vida cotidiana en la que tienes que valerte por ti mismo, desde tener un plato de comida en la mesa hasta tener el pijama limpio para dormir, pasando por una multitud de cosas en las que ya no vale un ‘mama’. Con ello me he concienciado bastante del trabajo que conlleva todo eso y que cuesta un esfuerzo que antes pasaba inadvertido para mí.

Un último enfoque para argumentar la gran oportunidad que es realizar el Erasmus es, si quieres seguir en este sector  tu vida profesional, en mi caso, el gran comienzo que es haberlo empezado haciendo la FCT en otro país dado que, aparte de bien valorado, puede decir mucho de ti mismo para un trabajador de RRHH de cualquier empresa que este leyendo tu currículum.

En conclusión, pueden existir motivos de diversa índole por el que os sea imposible aprovechar esta oportunidad pero, si el motivo es subsanable o no tenéis inconveniente alguno para realizar el Erasmus, mi consejo es que ni os lo penséis dado que es una inmejorable excusa para enriqueceros a nivel personal y profesional, es más, para haceros de oro.

 

Bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.